Ideas para hacer en casa mientras dure la cuarentena





Clases magistrales

Imagina tener a David Lynch, Annie Leibovitz, Natalie Portman, Frank Gehry, Garry Kaspàrov, Anna Wintour... de profesores. Y con la ventaja de que puedes acceder a todos ellos en cualquier momento. Es lo que propone Master Class. Por 200 euros al año –menos de 17 euros al mes– te puedes conectar a las más de 80 clases impartidas por su dream team, divididas en lecciones de unos 15 minutos. Un ejemplo, la de dirección de cine que imparte Werner Herzog dura casi seis horas y está organizada en 26 partes. ¿Pellas? No, gracias.


Stalkear' en Instagram

Puedes pasar horas espiando en Instagram, pero si en lugar de cotillear prefieres educar la mirada, visita los perfiles de Álex Rincón o Anna Devís, descubre destinos con Nicanor García, sueña con las fantasías de Fran García...


Aprender a tocar un instrumento

Es difícil convertirte en Jimi Hendrix, pero tocar tus canciones favoritas puede ser más fácil de lo que piensas. Puedes probarlo con Fender Play, una aplicación para los que quieren iniciarse o mejorar en el arte de tocar las cuerdas –tienen opción para ukelele, banjo, bajo...–. Otra opción es Tabs: la gracia de esta aplicación es que practicarás desde el principio con canciones como Wish you were here y Three little birds. Muy apropiadas.


Blanquear los azulejos de la cocina

Es más fácil de lo que parece y, sin motivo aparente, lo estás retrasando desde hace tiempo. Así que deja de pensar y actúa: baja al súper (que está abierto), compra un bote, aplica el líquido a chorro sobre las juntas y deja que se seque. Después retira el blanco sobrante con un trapo húmedo y ¡cocina nueva! De nada.

Empezar a escribir un libro

Tiempo, aislamiento y soledad son tres de las condiciones imprescindibles para ponerse a escribir un buen libro. Te proponemos que te adentres (por fin) en la jungla de la narrativa y lo hagas de la mano de Stephen King. Escribir: Memorias de un oficio es un espléndido ensayo sobre la rutina y la filosofía de la escritura. Pero ojo, que no es exactamente un curso de escritura creativa, sino más bien un coaching literario basado en el sentido común.


Ejercicios en casa - Popsugar fitness

El gimnasio en casa

A ver si lo adivinamos: te apuntaste al gimnasio y dejaste de ir por falta de tiempo. Y ahora que tienes tiempo no puedes ir porque nos tenemos que quedar en casa. ¿O no? Pues te será muy difícil poner excusas a una aplicación como esta que te proponemos: Mammoth Hunters. Es de pago –60 euros el año–, pero te hará de entrenador personal. Tú decides cuáles son tus objetivos (perder peso, ganar musculatura, etc.). Y después de introducir tus datos (edad, peso, altura...) te harán un test de resistencia y otro de fuerza. Con los resultados te propondrán un plan de entrenamiento personalizado. Sólo necesitarás 20 minutos al día. ¿Y qué es lo mejor? ¡Que no tendrás que salir de casa!


Ay... el inglés

Si piensas que ya lo has probado todo para aprender inglés y que no lo conseguirás, es que no lo has intentado con los podcasts. Es maravilloso el arsenal de recursos –¡gratuitos!– que ofrecen: desde las píldoras que te ayudan a repasar vocabulario y gramática –Speak english now, Espresso english...– hasta escuchas de programas que te afinan el oído y te estimulan las neuronas. Uno de nuestros favoritos, sin duda, es el Audio long read de The Guardian.


Descongelar la nevera

La palabra procrastinación se inventó justo por eso: nadie quiere limpiar a fondo ni descongelar la nevera, pero alguna vez tiene que hacerse. Y es ahora.

Aprender la coreo de 'The OA'

Ryan Heffington, coreógrafo de Sia o Arcade Fire, es el creador de los cinco enérgicos movimientos de The OA, esa serie de misterio, drama y ciencia ficción (Netflix). A través de tutoriales de YouTube puedes aprender los cinco movimientos de esta danza tan abstracta como sanadora. Prueba a hacerla solo (como hizo Mario Casas en plena calle) o en compañía. Y nos cuentas.


Preparar tápers

Llámalo batch cooking o –como siempre ha dicho tu madre– cocinar durante un día entero para tener tápers de comida congelada durante toda la semana. ¡Y el resto de días a descansar! Si necesitas inspiración, Dani García (tres estrellas Michelin) está subiendo recetas en vídeo a su perfil de Instagram (@danigarcia7).


Ordernar vinilos

Lo sabemos, eres muy de Spotify, Apple Music y hasta Tidal. Y es precisamente por eso que tienes los vinilos un poco –o muy– abandonados. Aprovecha: ahora es un buen momento para quitarles el polvo. Piensa que organizar de nuevo los discos te entretendrá horas y horas, porque no podrás evitar ir poniendo canciones que te transportarán a momentos importantes de tu vida. Sírvete una copa de vino y viaja a través de tu propia historia.


Hacer pan o pasta en casa

Los bizcochos los tienes controlados, pero hacer pan o pasta fresca en casa parece una tarea titánica que requiere tener antepasados italianos o llevar harina en la sangre. Nada de eso, solo necesitas tiempo –ahora vamos más que sobrados–, una buena receta y las herramientas necesarias. Cuando vuelvas a la normalidad, por fin podrás presumir de táper en la cocina del trabajo.


Confinamiento de cine

Toca quedarse en casa, y ya hay quien ha creado una lista de películas para ponerse en sintonía con el ambiente de confinamiento. La plataforma Filmin ha hecho una selección maravillosa, Canal Cuarentena, que te permite distraerte con comedias como La muerte os sienta tan bien, de Robert Zemeckis, o El sentido de la vida, de Terry Jones y Terry Gilliam. Pero si lo que quieres es jugar fuerte, también hay pelis de terror y pandemias como Perfect sense, de David Mackenzie, Antiviral, de Brandon Cronenberg, o la serie ganadora de un premio Emmy, Utopía. Haz palomitas y a disfrutar.


¡Eoooo!

La tranquilidad de los días sin muchas distracciones nos permiten volver a lo más simple: escuchar a quienes nos rodean. Sin scroll en Instagram que te distraiga de la persona que tienes delante, las conversaciones son más agradables y también más recíprocas (pruébalo, en serio).


Aprender a hacer malabares

Es el truco definitivo para ser la estrella de las fiestas. No hablamos de dos naranjas, sino de tres (como mínimo). Ahora que tienes tiempo, aprovecha y desarrolla una nueva habilidad.


Tarde de podcasts

Te crees muy audiovisual, pero ahora ya no eres nadie si no tienes un top de podcasts preferidos. En nuestra lista de pendientes están los programas Deforme Semanal Ideal Total, capitaneado por Isa Calderón y Lucía Lijtmaer, y los buenos ratos de humor de Nadie sabe nada, con Berto Romero y Andreu Buenafuente. Si sois más de dramas cotidianos, probad con Mi patio de vecinas. El podcast de La Forte, con invitados como el comidista Mikel Iturriaga, la influencer Lucía Be o la malamadre Laura Baena.


Hacer el amor

No tendréis las típicas excusas de que vais a llegar muy tarde y, peor, cansados. Pasaréis todo el día encerrados con vuestra pareja (quien la tenga) y las ganas pueden surgir en cualquier momento, a la vuelta del pasillo. ¡Aprovechadlas!


Selfies' para ligar

Estás en Tinder desde 2013 y no te comes una rosca. Aprovecha el recogimiento para sacar partido del palo selfie, y convierte tu leonera en un estudio de fotos. Encontrarás diez mil tutoriales sobre cómo montar un pequeño plató y hacerse autorretratos: la luz, el ángulo... Hazte mil fotos y sube las tres mejores. Cuando vuelvas a la calle, será un Satiricón (Fellini, 1969). Tienes que verla.


Limpieza de medicamento

Busca las cajas y botes que están caducados y a la basura. Seguramente te darás cuenta que una parte de tus males te viene por consumir laxantes del 2018.


Rosalía - Tra, tra

Si tienes paciencia y tiempo, tienes lo importante. Hazte una buena manicura. En Instagram hay infinitos tutoriales para inspirarte y conseguir las uñas que lucen Rosalía o Bad Gyal. Mucha prueba y error, pintauñas y brilli brilli. La experiencia te dará mayor destreza.


¿Te acuerdas de la tele?

Deja de temer al aparato rectangular y negro del salón. Se llama tele. Enciéndela.


Cajas apiladas, repletas - Desprenderse de todo eso

Seamos francos: todos tenemos un poco de Diógenes en nuestro interior. Está bien ser optimista, pero es el momento de reconocer que no entrarás nunca más en aquellos pantalones del 2010. Aprovecha estos días para coger la ropa del armario que ya no te pones y prepárala para darla. Haz lo mismo con aquella escalera que compraste para pintar, aquellas muletas de cuando te caíste y el patinete de la niña que ya no usa.


Relajarse

Quizás los días se pueden ir haciendo largos, pero lo más importante es mantener la serenidad y la calma. La meditación te puede ir muy bien para no perder el norte y concentrarte en aquello que es más importante. Hazte una rutina, planea unos ejercicios diarios. Si habitualmente haces yoga, no lo dejes. Puedes mantener el hábito desde casa siempre que vayas con cuidado de no lesionarte. En internet encontrarás asanas para todos los niveles. Encuentra las que más se ajusten a ti.


El MoMA desde el sofá

Haz CV a golpe de clic. El Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) ofrece clases a distancia. Además de aprender diseño, adquirirás nociones básicas del programa de datos Python, una introducción a la música clásica e, incluso, un programa de ciberseguridad.


Entrégate a la bricomanía

Te consideras un negado para el bricolaje, pero es la pereza lo que te impide asumir que incluso una ameba podría enmasillar un agujero o colgar un cuadro. Para todo hay un tutorial en YouTube. Y tienes tiempo ahora para hacer aquel pequeño apaño para el que nunca tienes tiempo. Y, por favor, que no te asuste hacer fuerza para agujerear la pared. El resultado te llenará de euforia un buen rato. Te sentirás realizado, de verdad.


Hacer jabón casero

Convierte tu vida en algo cada vez más sostenible. Y, entre las muchas acciones que reman en esa dirección, también está la de hacer jabón para la ropa reciclando el aceite de cocina, o para el cuerpo, con aceite nuevo. Los que lo han probado dicen que es más fácil de lo que parece.


Restaurar un mueble antiguo

Como tu grado de confinamiento incluye no poder bajar muebles viejos ni el día señalado para tal efecto, no sufras. Proclama la ley del 're' (reubicar, restaurar y redecorar) porque puede salvar un viejo aparador, una lámpara pasada de moda o esa tapicería espantosa de ser abandonados en la calle. Ahora y siempre. Si necesitas inspiración, echa un vistazo a la web de la restauradora.


Revisar el feng shui

Poca broma. Si crees que todo te va mal o no tienes muy buena energía, quizás puedes repasar todo el feng shui de tu casa. Desde la habitación al estudio. Por intentarlo que no quede.


Visitar el Hermitage

5 horas, 19 minutos, 46 segundos dura el tour virtual por la gran pinacoteca rusa Hermitage. El viaje nos descubre más de 500 obras maestras del museo de San Petersburgo, piezas de Rembrandt, Rafael o Caravaggio. La visita se completa con performances, actuaciones de danza y música. ¿Lo más curioso? Axinya Gog presenta el museo con un plano secuencia hecho con teléfono móvil (es un anuncio, pero ¡dejaos llevar!).


Inventar tu propio cóctel

¿Bloody Mary? ¿Dry Martini? Ya tienes una edad y ya has perfeccionado el tema de la tortilla de patatas. Puedes ir un paso más allá: echa un vistazo a las bebidas que tienes por casa, crea y dale un nombre a tu cóctel. Innova sin miedo. En Wikihow encontrarás ideas.


Cursos Domestika

Si quieres adentrarte en la serigrafía, llama a la puerta de Barba Craft; Puño mejora tus habilidades y te lleva de principiante a superdibujante; Adolfo Serra te anima a desarrollar tu propio universo pictórico; y Xènia Bas nos hace ensuciarnos las manos y relajarnos con la cerámica. Menos bucólicos son los cursos para dominar el Photoshop y mejorar las stories de Instagram. Y mucho más en Domestika.


Aprender zarzuela, bailar un chotis

Quizás aún no hayas pisado ni una sola vez el Teatro de la Zarzuela (el palacio, imposible) pero hay pocos géneros musicales más nuestros. Seguro que has oído hablar de 'La Revoltosa' y 'La verbena de La Paloma', consideradas ambas obras cumbre del género chico. Empieza por lo conocido. "¿Dónde vas con mantón de Manila? /¿Dónde vas con vestido chiné? A lucirme y a ver la verbena / y a meterme en la cama después. / ¿Y si a mí no me diera la gana / de que fueras del brazo con él? / Pues me iría con él de verbena / y a los toros de Carabanchel". Y luego, ensaya unos pasos de chotis.


Mascarillas y baños

Dedica parte de las horas en casa a cuidarte con mucha calma, que nos lo hemos ganado. Por fin podrás dejarte la mascarilla en el pelo los minutos que toca, no 30 segundos y ¡listo!; limpiarte la cara poro a poro; tener la barba arregladísima, mejor que recién salidos de la peluquería, y tener la piel más hidratada que el culito de un bebé. Y si tienes la suerte de tener bañera, bríndate el placer de sumergirte en el agua caliente con unas sales de baño de lavanda, el elixir de la relajación. Vamos, como cuando te vas a un hotel. En serio: no habrá virus que os estorbe.


Ver 'The Office' completa

¿Teletrabajo? ¿Echas de menos a los compañeros de curro? Puede pasar. Tienes la serie 'The Office' (la versión americana) completa en Amazon Prime (¡nueve temporadas!). Episodios cortos, de veinte minutos, divertidísimos. Si no la has visto nunca, no lo alargues más. Si lo has hecho, puede ser un buen momento para reencontrarte con Michael Scott y con los oficinistas de Dunder Mifflin.


Punto tejer lana - Dejarse llevar por el 'hygge'

¿Sabéis ese momento de sofá, manta, temperatura y luz ideal, taza de té y de fondo vuestra serie favorita? Pues bien, los daneses, a momentos sencillos, pequeños, llenos de paz y serenidad, los llaman 'hygge'. Consiste en una forma de entender y disfrutar la vida a base de planes sencillos y relajados, solos o en compañía. Al sofá y manta de toda la vida le han puesto nombre y han hecho un libro que ya es todo un 'best seller', o una biblia para los más caseros. Y poca broma, que a los daneses, a pesar de tener un clima frío y ver poco el sol, recetas como estas los han posicionado como uno de los países más felices del mundo. Seamos, aunque sea por quince días, algo daneses. ¡Funciona!


Jugar a 'The Sims'

Puedes comprar 'The Sims 4' y viciarte como esa feliz época en la que tenías 16 años, mucho tiempo libre y pocas cosas por hacer. Contrarrestar el autoaislamiento social haciendo hablar a avatares, creando familias que nunca tendrás o matando a los Sims en piscinas sin escaleras (no te escondas: todos y todas lo hemos hecho). Los Sims te permiten tener una vida aunque tú no la tengas de verdad. Está disponible en Origin.com


Ordenar el móvil

Tienes capturas de pantalla, fotos del pasado, apps que no utilizas; y las notas en el móvil llenas de ideas desordenadas. ¡Es el momento de poner un poco de orden! Reorganizar el móvil es como ordenar cajones: vital. Así podrás librarte también de todos esos memes pandémicos que llenan tu bandeja de Whatsapp y hacen que tu galería de fotos esté a rebosar de su capacidad. Con aplicaciones para ordenar fotos como Pikture (Android), ideas como Google Keep (Android/iOS), y tareas y calendarios como TickTick (Android/iOS)... ¿quién dijo iCloud?


Leer un clásico

El otro día leía un tuit muy acertado que decía: "Sobre todo empieza por los libros que dijiste que te habías leído". 'La montaña mágica', de Thomas Mann, podría ser uno de ellos. Es el momento. Lo tienes allí. En la estantería. Te está esperando desde hace una década a que te pierdas entre su millar de páginas. Este clásico de la literatura narra la historia de Hans Castorp, un joven de 22 años que visita a su primo en un hospital en Davos. La visita, que debía durar unos días, se alarga siete años. El libro, publicado en el año 1924, es uno de los más importantes del siglo XX. No lo pienses más.


Empezar y terminar un puzle

¿Y por qué no? Rebusca en los armarios o en el mónton de cajas que tienes debajo de la cama. Seguro que tienes ese puzle que te regalaron en un amigo invisible y nunca abriste. Y si es de más de 500 piezas, mucho mejor.


Escribir un diario

Dicen que tenemos que desacelerar, detener un poco la producción. Volvamos a los básicos. ¿Hace cuánto que no escribes a mano? Sí, lo de coger papel y boli. Puedes sentirte como la escritora Anaïs Nin en sus diarios, ¡escribiendo sobre sus líos con parejas y amantes en la primera mitad del siglo XX! Puedes aprovechar este momento para clarificar tus sentimientos en una libreta. Es cierto, suena muy bucólico, tal vez cuando vuelvas a la vida real lo abandones... ¡pero pruébalo unos días!


Pintar una habitación

Olvida los colores oscuros. Busca los más luminosos. Consigue los materiales y los plásticos para tapar los muebles. Y si eres un o una torpe sin remedio, déjate guiar por los tutoriales. Visita el canal de YouTube de Bricomania.


Hacer un álbum de fotos

Está muy bien guardar las fotos en el móvil... hasta que un día lo pierdes. Una buena manera de salvaguardar tus recuerdos de las tecnologías efímeras es hacer un álbum como los de antes. Es cierto, requiere un poco de dedicación: buscar y seleccionar las mejores fotos (¡sé selectivo!) e imprimirlas en buena calidad. Hay webs donde puedes personalizarlo, como Hofmann.


Cata de vinos o cerveza

En vez de beber porque sí, dadle una vuelta y jugad a hacer una cata de vino o de cerveza. Sacad esas botellas que no abristeis en Navidad antes de que se os echen a perder o esas cervezas que se están empezando a helar al fondo del frigorífico y montaos vuestra propia degustación alcohólica. El final será el mismo, pero por el camino habréis aprendido a saborear el lúpulo o a detectar frutos rojos y toques florales en el paladar.


We are Knitters - Tu abuela estaría contenta

No hablamos de coser un botón o los bajos de los pantalones, nivel básico, sino de adentrarse en alguna de las manifestaciones de la artesanía textil. Si quieres sobresalir en el apasionante arte del ganchillo moderno, consigue algunos de los libros de Molla Mills (Editorial Gustavo Gili). En la página de Weareknitters, hay material y kits de costura, además de herramientas como un diccionario y patrones gratuitos. Y no os preocupéis si nunca habéis tocado una aguja, también tienen videotutoriales para que hasta los más torpes con el dedal terminemos haciendo un jersey.


Cuidar las plantas

Regar las plantas es una cosa. Cuidarlas es otra diferente. Si eres de los que ha convertido el salón de casa en un pequeño bosque, ahora es el momento de llevar a cabo todos los cuidados necesarios. Después echarás de menos este momento. Fertiliza, comprueba el estado de la tierra, limpia el polvo de las hojas, asegúrate de que se encuentran en el lugar adecuado por la luz. Ellas te lo agradecerán eternamente, y tú también. Podéis consultar el blog En abril hojas mil.


Ponerse al día

¿El día a día no te permite seguir la actualidad musical? ¿Quieres estar integrado en los temas de conversación del momento? Escucha el último disco del reggaetonero Bad Bunny, YHLQMDLG. El álbum es perfecto para bailar o escuchar en la ducha. Dan ganas de mover el culo, y te transporta a Puerto Rico, el país natal del cantante. Bad Bunny tiende al desamor (aviso por si te han roto el corazón recientemente). Casualidad o no, una de las nuevas canciones se llama 'Perreo sola' y hasta parece premonitoria. Móntate tu fiesta en casa, o con los compañeros de piso. Haz del comedor una pista de baile. Incluso en épocas extrañas, la música no se apaga. Al contrario. Puedes escucharlo en Spotify o YouTube.


Aprender nuevos juegos solitarios

Los juegos de cartas en el móvil han causado furor, sobre todo los solitarios. Ahora es buen momento para abrir ese cajón y recuperar la pelea analógica de toda la vida. Incluso aprender nuevos juegos, más allá de las repetitivas escaleras por colores. En la web de los míticos naipes Fournier encontrarás instrucciones para descubrir todo tipo de nuevos entretenimientos.


Memes apocalípticos

Si quieres reírte un poco del apocalipsis y a la vez alucinar con el ingenio que tienen algunas personas, busca en Twitter la cuenta paródica de @coronavirus, con 700.000 fieles seguidores. Es simplemente brillante.


Inventarte un juego

Tenemos una selección muy completa de juegos de mesa para todas las edades en esta misma revista que harán que las horas pasen volando. Pero, ¿te has planteado alguna vez crear tu propio juego de mesa? Ahora es el momento. Juntar a toda la familia y dejar volar la imaginación, sin ninguna censura. ¿Qué os parece un Monopoly sobre la gentrificación en Madrid? Reinventad juegos ancestrales como el Remigio y el póquer. Un parchís basado en el algoritmo de Tinder. ¡Las posibilidades son infinitas!


A la una en Skype

Piensa que por una temporada el contacto con tu amigo de Bután será similar al que tienes con tu tía de Moratalaz. Tómate las relaciones virtuales muy en serio, ¡y disfruta del vermut por Skype!


Tel: +34 93 589 16 74

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon

Av. Francesc Macià, 38

08173 Sant Cugat

centropopulargestion@gmail.com

© 2018. Todos los derechos reservados. Aviso Legal